sábado, abril 29, 2006

Globalización en medicina

Carta a la dignidad:

Esta carta es para vos hermano que te levantas a las 3,30 de la madrugada en una camita de una plaza o de una cucheta con la voz de la enfermera que te dice DOC HAY PACIENTES.

Esta carta es para vos que cuando terminas esa guardia SALADA donde dormiste a 7 gotas por minuto y te das cuenta que tenés que volver en colectivo.
Es para vos que tenés que comprarte un sanguche de milanesa porque la comida que te dan en el sanatorio es peor que la que comen los enfermos.

También es para vos que si vivís de las guardias sabes que cuando te tomas unos días de vacaciones a la vuelta tenés que trabajar el doble porque no te alcanza la guita. Y terminas el doble de fundido.
Sobretodo esta carta es para vos que sabes muy bien que si no te gusta lo que te pagan por la guardia te dicen: SI NO TE GUSTA TE VAS, TOTAL, SEGURO ENCUENTRO UN MEDICO MAS BARATO!!!

Y ni te cuento cuando se te llenan los ojos de lágrimas si tu hijo te dice PAPA NO TE PODES QUEDAR. Y le tenés que decir: NO HIJO TENGO GUARDIA (te sentís un guacho).
Cuantas cosas dejamos atrás en nuestra profesión. Cuanto nos perdemos de vivir en esta carrera que elegimos.
En un país donde te conviene ser enfermero porque tenés mas solvencia económica o Visitador medico si querés cambiar todos los años el auto y digo esto sin bronca a estas personas, ni siquiera al país.

Digo esto porque estoy cansado de ser explotado nada más y nada menos que por médicos que estudiaron la misma carrera que yo, que vivieron igual que yo en una pensión y que muchas veces comieron un café con leche con picadillo y que ahora se pasean en lujosos autos y encima cuando pasan enfrente tuyo cuando estas en la parada te saludan complacientemente.

Lo peor es que también te explotan los empresarios que no tienen idea de la medicina y te hacen subir en una ambulancia de emergencias que no tiene ni lo básico para hacer un traslado donde te jugás el titulo encima lo haces, más por necesidad.

Digo esto sobretodo porque no tienen la culpa los políticos, no tienen la culpa los médicos explotadores ni los empresarios.
Tampoco tienen la culpa los enfermeros que te despiertan a la madrugada. La culpa la tenemos nosotros. Si nosotros que nos bajamos los pantalones. Nosotros que nos comemos doblada las guardias eternas de mucho trabajo y poca plata. Nosotros que nos tenemos que bancar que una enfermera o un administrativo tenga más
poder de decisión que nosotros. Nosotros que si tenemos un juicio de mala praxis (DIOS NOS LIBRE) nos la tenemos que bancar solitos.

Nosotros somos los culpables por no estar unidos, por no juntarnos y tratar de unificar nuestra frustración y cambiar esto.
Mucha de la gente que lee esto seguramente se sentirá identificada y muchos no pero son los pocos. También se que muchos de nosotros se dieron cuenta de esto hace rato pero tenemos miedo.
Miedo a quedarnos sin trabajo, un miedo enfermo que no hace mas que agravar esta situación que hace que cuando queramos organizar reuniones para cambiar esta situación tengamos que cuidarnos de algunos pocos médicos que nos mandan al frente porque piensan que están salvados .

Tal vez después de leer esto pienses que tengo mucha bronca (que si la tengo) pero es superada y por mucho por la indignación.
Porque me levante hoy a la madrugada en esa cama de una plaza sin que me levante el enfermero con ganas de hacer algo por lo menos CREAR CONCIENCIA.
Por eso si llega esto a tu correo mándaselo a todos los médicos que conozcas. Que si lo mandas no vas a tener 10 años de buena suerte ni te van a aumentar el valor de las guardias, y sobretodo no van a dejar de levantarte los enfermeros a las 3.30 de la madrugada. Pero si te vas a sentir mejor sabiendo que no sos el único medico que se siente así.

Lo escribe un médico como vos que se canso de ser explotado. Un médico como vos que se canso de no hacer nada para cambiar esta situación. Un médico como vos que no le encuentra otra solución que unirnos. Unirnos para tener poder. Tener poder para cambiar los aranceles. Tener poder para pedir valores de guardias mas dignos. Tener poder para planificar vacaciones. Tener poder para planificar jubilaciones dignas y no tener que hacer guardias hasta los 60 años. Tener poder para que los abogados nos dejen trabajar tranquilos y no hacer la medicina del terror (terror a los juicios). No le encuentro otra solución.


SI CREAMOS UNA CONCIENCIA COMUN ESTO PUEDE CAMBIAR TENGO FE EN ESO.
VOLVAMOS A PRACTICAR LA MEDICINA CON PLACER NO CON MIEDO NI BRONCA. QUE NOS LLENE ESPIRITUALMENTE, QUE NOS GRATIFIQUE, QUE NO NOS TORTURE. SOBRE TODO QUE SEAMOS DIGNOS QUE LEVANTEMOS LA CABEZA Y PODAMOS VIVIR UNA VIDA NO SOBREVIVIR A UNA GUARDIA.

Distribuído a través del correo electrónico.

4 comentarios:

La Chilena dijo...

Vaya, no sabes cuan familiar me es todo lo que escribes...

Pilarcita dijo...

Estoy segura que todos se identifican con lo que dices, pero una vez que mejora su situación personal se olvidan de los de abajo... Pasa todo el tiempo. La gallina no se acuerda cuando fue pollito... así era ¿no?
Saludos

Jesan dijo...

Tienes razón. Miles de veces me he sentido así. Lo peor es que luego descubro, que ser médico es mas que una profesión, es un modo de vida, al que nos acostumbrams tanto pero tanto, que aunque queramos, no podemos desprendernos. Y aunque pasamos mil y una inclemencia y suene pueril, la verdad es que por dentro, nos entra un airecito fresco cuando a pesar de todo llegamos a casa sabiendo que hicimos las cosas bien.

Mami Brujita dijo...

Tienes toooda la razon. No somos unidos. Y vivimos asustados. Pero no hacemos nada para cambiar

Related Posts with Thumbnails